15 de septiembre de 2014

No bajes la guardia.

He escrito cosas que no he publicado por miedo a romperte, por no volver a caer en el error de aferrarme a las mismas cuerdas que me terminan ahogando. Me he hecho mayor: me he guardado el orgullo en la pelvis y he echado la llave, aunque no voy a mentir: me la he quedado. No me gusta cerrar puertas para siempre. No me gustan las decisiones irreversibles. Lo sabes: me has visto ser débil, y caer, y caer. Enamorarme de la piedra, de la roca, del dolor. Pero crecer a veces significa invertir las normas. He decidido coger mi independencia y dejarla en el cajón en el que guardo los post-its, rotuladores y atuendos de niña de preescolar. Quizás algún día decida recuperarla, cuando me sienta demasiado pequeña para seguir volando o se me agoten las alas. Prométeme que estarás ahí. O no lo hagas, no hace falta: lo sé. Quizás me equivoqué al pensar que querer significaba ser debilidad. Quizás querer te hace más grande que pequeño. Las personas suman, no restan. El error estaba en pensar en la ausencia antes de tiempo, en el vacío estando lleno. Adelantar acontecimientos. Aferrarse al miedo, acostumbrarse a él, no te vuelve valiente. Depender del dolor no deja de ser depender de algo. Ahora lo entiendo: el riesgo está en vivir, todo puede salir mal, pero luchamos para que salga bien, o dejamos que salga, sin más. Casi todo es un ciclo, un bucle. Un extremo te puede llevar a otro en un abrir y cerrar de ojos: no los cierres.
Siempre he preferido ir que volver. Que me echen de menos a echar de menos. Y nunca me he atrevido a reconocerlo por miedo a pecar de egoísta. Por miedo a ser pequeña me he hecho diminuta pudiendo ser gigante.
De todo se aprende. Tú siempre serás mi mayor error y mi mayor acierto, y si volviera atrás volvería a come(ter)te una y otra vez.


"Colecciono los bolígrafos que pierden los que escriben a lápiz por miedo a equivocarse y nunca lo hacen. Recojo los lápices que dejan caer quienes tachan con tinta y se arrepienten. Soy la palabra que falta por subrayar en la mejor frase que has leído nunca"