22 de octubre de 2014

(Llaves)

Existen dos tipos de personas:
Los que cuando ven una llave se preguntan qué abre, y los que se preguntan qué cierra. Los que guardan la llave y los que la tiran. Los que la guardan, pero olvidan dónde. Los que lo que olvidan es que la han guardado. Los que no utilizan llaves. Los que pasan de largo las cerraduras. 
Existen dos tipos de personas: 
Los que crean muros y los que los saltan. Los que, sintiéndose superhéroes, los ignoran; y los traspasan. Los que se golpean con el muro, pero no lo dejan de intentar: una y otra vez. Los gigantes para los que no hay altura inalcanzable, las hormigas que cavan un agujero y avanzan por debajo. 
Existen dos tipos de personas: 
Los que dicen lo que piensan y los que callan lo que sienten. Los que se dejan guiar por protocolos y los que prefieren lo incorrecto. Los que buscan lo incorrecto porque rechazan los protocolos. Los que creen que saben todo, los que piensan que no saben nada. 

Existen muchos tipos de personas, y con que existan de esas que te saben emocionar, a la mierda las llaves, los muros y todo lo que incordia.